www.santantoni.net

 

 

 

 

 

Asociaciones y agrupaciones

INDICE    
Sa Colla de Can Bonet
Asociacion Marroquina La Mediterranea
Hermandad Rociera
Sa Colla de Sant Rafel
Associació Valenciana
Associació Gallega
Associació Músico Cultural Retro
Asociación de vecinos de San Rafael vecinossanrafael
Asociación de Vecinos de Can Bonet vecinossanrafael

Agrupación de Voluntarios de Protección Civil

vecinossanrafael

 

Associació de vesins Es Molí vecinossanrafael
Veïns de Buscastell vecinossanrafael

 

Sa Colla de Can Bonet

El inicio de esta agrupación folclórica se sitúa en el colegio de Can Bonet, en el mes de septiembre de 1981. Se iniciaba el curso y la asociación de padres se reunía con el profesorado para preparar las actividades extra escolares. A iniciativa de Antònia Torres, des Pou, maestra y directora de la escuela, durante aquel curso comenzaron a impartirse clases de baile payés a todo el alumnado interesado.


Joan Serra, Alqueria, fue el gestor de la actividad. Era miembro de la APA y padre de alguno de los trabajadores que se apuntaron a ball pagès. Durante esa época hubo tres profesores: Pep Mossènyers, maestro sonador, y en Vicente Planells y María d’en Sardina, maestros de baile payés para hombres y mujeres respectivamente.
En la primera etapa, seis parejas de niños y niñas en edad escolar comenzaron a aprender qué era y representaba el baile ibicenco, sobre el cual la mayoría sólo había oído hablar a sus abuelos.

Se ensaya una vez a la semana en un aula que cedía el collegio y por esta razón se decidió que el nombre del grupo de baile sería Sa Colla de Can Bonet. Como fecha inaugural, tomaron la del inicio del curso escolar, ya que estas son las raíces del grupo.
El grupo dependía del colegio y estaba coordinada por la junta directiva de la escuela, razón por la cual las actuaciones en público se reducían, generalmente, al programa de fiestas del centro educativo. Raramente se salía a bailar a Sant Antoni, donde todavía no había ningún grupo de baile payés. Durante los años siguientes hubo nuevas incorporaciones, gente de diferentes edades y sexo. Así, la pequeña escuela de baile se convirtió en una colla, que poco a poco se fue dando a conocer.
Sin embargo, aún pasaron ocho años hasta que el grupo decidió constituirse legalmente. En el verano de 1989, pasando a denominarse Asociación Folklórica Sa Colla de Can Bonet, para conservar el nombre del colegio que había tenido la iniciativa. Los padres de los bailadores constituyeron la junta directiva, ya que todos eran menores de edad. Durante esta etapa el grupo estuvo dirigido por la señora Maria Roselló.
En cuanto al profesorado también hubo cambios: el sonador fue en Miquel de Ferrer, los profesores de baile, de Cristina y Evelio (entonces del grupo Es Vedrà), posteriormente Toni Cañas y, finalmente, Vicent d’en Frit. Además, desde el principio, el grupo siempre ha contado con los consejos de Vicent Llucià, en Llucianet, uno de los componentes con más antigüedad del grupo y que aún hoy aporta todos sus conocimientos al grupo, tanto en lo referente al baile de mujeres como de hombres y, especialmente, en cuanto a la enseñanza de tocar las castañuelas.

Una vez que los antiguos alumnos, tanto hombres como mujeres, han ido aprendiendo se han ocupado de ir enseñando a las nuevas incorporaciones. Con el tiempo, la junta directiva de la asociación comenzó a estar formada mayoritariamente por los propios bailadores, aunque algunos padres todavía forman parte de la dirección.

Los objetivos de la Asociación Folklórica Sa Colla de Can Bonet han sido siempre los de conservar y dar a conocer una parte importante de la cultura y el patrimonio ibicenco: el baile ibicenco y su música, los trajes tradicionales y las canciones.

Es por esta razón que el grupo ha logrado reunir la mayoría de los vestidos tradicionales. En cuanto a la vestimenta de las mujeres, el grupo dispone actualmente de falda negra con mantilla y falda negra con sombrero, traje blanco y vestido de color, tanto el de fiesta (con prendas) como el de campo, que se caracteriza por el cambio del mantón de los días de fiesta y de invierno por el jubón, más utilizado para el trabajo. En cuanto a la vestimenta de los hombres, también están representados el vestido blanco con camisa bordada y el vestido negro, tanto el de camisola como el de lana negra. La asociación ha organizado cursos de confección de mantones, riflacos, sombreros de copos y otras piezas de ropa campesina.
Respecto a los instrumentos, encontramos representados el tambor y la flauta, las castañuelas o el espasí. También organizan cursos en los que se aprende a construir los instrumentos tradicionales ibicencos, dirigidos tanto a los miembros de la asociación como particulares están interesados en aprender este tipo de artesanía. En referencia a las canciones populares, la aportación de esta agrupación es más limitada: alguno de los bailadores del grupo se dedica a sonar o cantar las caramelles de Nadal.

Para promover y divulgar la cultura ibicenca Sa Colla de Can Bonet acude a bailar a fiestas de pueblo, organiza fiestas tradicionales en pozos y ha realizado diversos intercambios con grupos de fuera de la isla, lo que permite, por un lado, conocer otras culturas y, por otro, dar a conocer la ibicenca más allá de la isla. Entre los viajes realizados por la Colla destacan los de Aurich (Alemania), Les Presses (Girona), Esporles (Mallorca), Ciutadella (Menorca), Ares (A Coruña), la Vall d´Uixó (Castellón), Puerto Llano ( Ciudad Real), Carlet (Valencia), Alhama de Murcia, Mora (Toledo), Onís (Asturias) y Blimea (también en Asturias), también se han llevado a cabo salidas en colaboración con otros grupos, entre los que destacan los de Extremadura, Cantonigros, Inglaterra, Madrid, Santiago de Compostela, Valdepeñas, Segovia, Las Pedroñeras y otros lugares. Además, ha sido la encargada de representar a la isla de Ibiza en FITUR el año 2007.
Otras actividades importantes que lleva a cabo el grupo de baile son la fiesta que se celebra en Es Broll de Buscastell, con motivo de la festividad de Santiago desde 1996, y la fiesta des Pou des Escarabats, también en Buscastell, desde 1999 con motivo de la de San Pedro. En estos encuentros se puede disfrutar (y participar activamente) de baile ibicenco, gaitas, concursos de ucs, de brular cuernos, así como degustar coques ibicencas y buñuelos. El objetivo de estas fiestas es recuperar la tradición y volver a las raíces del baile campesino, celebrando fiestas alrededor pozo y fuentes.

Por último, cabe destacar que la Asociación Folklórica Sa Colla de Can Bonet forma parte de la Federación de Colles de Ball i Cultura Popular d’Eivissa i Formentera en calidad de miembro fundador y como parte activa de su junta directiva, y que recibió la medalla de plata del Ayuntamiento de Sant Antoni el 3 de febrero de 2008, por sus 25 años de actividad ininterrumpida y permanente colaboración en las fiestas de este municipio y de allí donde se les invita.

 

Asociación Marroquina La Mediterrània

La integración de los inmigrantes en la sociedad española en general y la sociedad balear en particular es un tema que plantea muchas cuestiones: ¿Qué integración queremos? ¿Integración de quién, en qué y bajo qué condiciones? Estas son algunas de las cuestiones a las que, desde su fundación, la Asociación Marroquí ‘El Mediterráneo’ intenta responder de una forma directa o indirecta, consciente de que la integración social es un concepto que implica una serie de medidas políticas, sociales, educativas, culturales, laborales, de recursos y de formación, encaminadas a lograr la convivencia de todos en un mismo marco sociocultural.

Este año, la asociación ha elegido como línea principal trabajar en el concepto de ciudadanía. sobre tres principios. El principio de igualdad y no discriminación, que implica la equiparación de derechos y obligaciones de la población emigrante y autóctona dentro del marco de los valores constitucionales. El principio de ciudadanía, el reconocimiento de la plena participación cívica, social, económica, cultural y política de los ciudadanos inmigrantes. Y el principio de interculturalidad, entendido como mecanismo de interacción entre las personas de distintos orígenes y culturas, dentro de la valoración y el respeto de la diversidad cultural. Dentro de este marco, ‘El Mediterráneo’ intenta desarrollar acciones junto a las diferentes instituciones públicas y el resto del tejido sociocultural.
Los ámbitos de trabajo de la asociación se extienden al ámbito social, educativo, cultural, deportivo, jurídico y de cooperación. En efecto, uno de los objetivos de la asociación es poder desarrollar acciones en materia social, puesto que el colectivo marroquí tiene muchas dificultades en comparación con el resto de los colectivos. Ante estos obstáculos, la asociación se ve obligada de plantear varias líneas de actuación y crear diferentes servicios dirigidos por voluntarios de la misma: servicio de asesoramiento y acompañamiento, servicio de mediación cultural o servicio de información sobre las medidas llevadas a cabo por las instituciones.
En lo que respecta al ámbito intercultural, la asociación es consciente de que la interculturalidad exige como condición primera aceptar al otro y su cultura respetando sus valores como valores humanos y tener conciencia de la necesidad del intercambio cultural para alcanzar una convivencia social que tiene como objetivo el desarrollo y enriquecimiento mútuo. Siguiendo esta línea, durante este año la asociación ha participado en el encuentro intercultural organizado por el Ayuntamiento de Sant Antoni en enero de 2009, la Trobada dels Pobles organizada por el Consell, la fiesta intercultural en la Escoleta de Sant Antoni el día 4 de abril de 2009 y la Muestra de Entidades de Eivissa organizada por el Ayuntamiento de Ibiza. En estas actividades la asociación ha podido dar a conocer a una parte de su cultura y estrechar las relaciones con los diferentes actores de la sociedad.

“El Mediterráneo” cree que la educación y la formación continua son los pilares fundamentales de la integración y por eso imparte clases de castellano a los adultos, para poder facilitar su incorporación al mercado laboral y, al mismo tiempo, poder acceder a cualquier tipo de formación.

Asumimos, La ofrece clases de árabe a los niños, para que aprendan su idioma maternal. En cuanto a las actividades escolares, están programando unos talleres de idioma y cultura árabe, así como actividades educativas con la colaboración de escuelas e institutos a cara del próximo año escolar.
Como asociación marroquí, la cooperación al desarrollo es clave en su programa de trabajo, para estrechar los lazos con Marruecos y poder profundizar en el debate sobre la inmigración y los planteamientos de medidas y propuestas. La Asociación ha participó en una delegación de Balears en un encuentro internacional organizado por Club de prensa El Mediterráneo en Marruecos el pasado mes de abril.
Por otro lado, en lo que atañe al ámbito deportivo, cabe destacar que el deporte es un elemento muy importante para relacionarse con los demás y participar en actividades comunes. Por eso, la asociación cuenta con un equipo de fútbol que juega en la liga de Can Bonet y esta desarrollando actividades de forma regular cada semana en el polideportivo de Ses Païsses.

Por último, las acciones y proyectos en proceso de desarrollo son los talleres de formación prelaboral, la asistencia a inmigrantes con dificultades deintegración social, los programas de interculturalidad,la organización de un festival de música y arte multicultural con la participación de diferentes grupos musicales, pintores, poetas, escritores…, el incremento del intercambio profesional en materia de inmigración mediante proyectos de cooperación con Marruecos y la alfabetización digital de los inmigrantes marroquíes.


Hermandad Rociera

La Hermandad Rociera de San Antonio surgió en 1987, durante el Pentecostés, en una misa oficiada por Juan Torres Tur, tras la cual se realizó una romería hasta una pineda de Port des Torrent. En agosto de ese mismo año, un grupo de personas que formaban una comitiva de rocieros por el mundo celebraron una misa con todos los devotos de Nuestra Señora del Rocío en Sant Antoni. En ella impusieron la medalla al párroco y a Maruja Chaves. Así se fundó la Hermandad del Rocío de Sant Antoni de Portmany, ayudada por las asociaciones de vecinos de Caló des Moros, Ses Païsses, Sant Antoni y Cala de Bou.

Desde aquel momento se deidió formar una junta gestora para empezar a desarrollar las funciones de la Hermandad. Se elaboraron los estatutos, que fueron aprobados el 29 de noviembre de 1988, a los que el obispo dio su aprobación canónica. La primera imposición de medallas fue el 7 de octubre de 1989. Se impuso la medalla a 90 rocieros adultos y 27 niños. Al ser la primera vez que se hacía el juramento delante del sinpecado y la Virgen resultó muy emotivo y los rocieros hicieron propuesta de estar unidos en el caminar rociero y entregarse de corazón, convivir como hermanos, compartir con los demás, saber escuchar, reconocer las equivocaciones y sobre todo a tener fraternidad sin protagonismo, porque no hay más protagonismo que el Señor y Maria.
Pasado el Cabildo de 2003, la junta se hizo cargo de la Hermandad y continuaron con las actividades: inauguración de la casa de la Hermandad, festivales, ferias y preparación del nuevo campo de la romería, ya que no se pudo hacer más el Cala de Bou. Gracias al Ayuntamiento de Sant Antoni pasó a celebrarse en Cap Negret, donde se ha realizado hasta la fecha.
En 2004 la Hermandad asistió al V Encuentro de Hermandades del Arco Mediterráneo, en Garrucha (Almería). En 2005 se celebró el sexto en Cartagena, donde se decidió que la séptima edición se celebraría en Sant Antoni. Acudieron acompañados de los gobernantes Pere Palau, Carmen Domínguez, José Sala y Lidia Prats, que se comprometieron a ayudar en todo lo que hiciera falta para celebrar dicho encuentro.
En la primavera de 2006 se celebro el VII Encuentro con la asistencia de unos 700 hermanos de las 14 hermandades que asistieron. Se celebró la Santa Misa en el polideportivo municipal y la cena del sábado y la comida del domingo en el nuevo polideportivo. Fue todo un éxito. La misa fue oficiada por el cardenal Riscart, venido de Barcelona. Todo un reto, un gran esfuerzo para la hermandad, que no hubiera sido posible sin el apoyo del Govern Balear, el Consell Insular, el Ayuntmaniento de Sant Antoni y los diferentes espónsors.
Cabe destacar la gran labor del Coro, actuando allí donde se les reclama, así como de las anteriores Juntas del Gobierno de la Hermandad y de las personas que con su fe a la Virgen del Rocío son los artífices de que la Hermandad exista.
Desde 2005, los miembros de la junta y otros hermanos acuden a la romería de la ermita del rocío haciendo el camino desde Villalba, para lo cual se alquila una casa en la aldea. Con motivo del cambio de domicilio del hermano y componente del coro Juan Manuel y su esposa Conchi al pueblo de Archena (Murcia) se hecho allí unos noventa hermanos y en 2006 se desplazó hasta allí parte de la junta para hacer una comida de convivencia y se le impuso a 68 de ellos la medalla de la Hermandad. Es de alabar la labor de esta pareja.


Sa Colla de Sant Rafel

Sa Colla de Sant Rafel se fundó el año 1981. Todo empezó cuando Margalida Bonet Ribas decidió crearla, ya que en este pueblo no había ninguna y cuando se celebraban fiestas tenían que venir colles de fora poble.

El periodo de formación de los primeros balladors duró unos dos años: el invierno de 1979, empezaron a aprender a bailar; en 1980, los balladors empezaron a recibir las primeras clases de tocar castanyoles; y, en 1981, algunos empezaron a aprender tocar tambor y flaüta. Así, una vez formada, Sa Colla de Sant Rafel salió a hacer la primera ballada en público el 8 de diciembre de 1981.

Cuando se fundó, Sa Colla estaba integrada por cuarenta y cinco componentes, muchos de ellos niños que tuvieron así su primer contacto con las raíces y la cultura ibicencas. Actualmente, la asociación está integrada por cincuenta componentes, aunque en los veinticinco años de historia de la agrupación, han sido más de cien los jóvenes que han formado parte de ella.

El principal objetivo de Sa Colla de Sant Rafel es conservar el folklore, la historia y las costumbres de Eivissa. Por eso, desde su fundación trabaja en la formación de jóvenes que comparten su interés por la danza y la cultura autóctona, impartiendo clases de ball pagès y de tocar castanyoles, tambor y flaüta. Además, también ha organizado diversos cursos de técnicas de elaboración de instrumentos musicales y de confección de indumentaria femenina: Curso para hacer tambores y mantones de payesa (2004-2005); Curso para hacer castanyoles y vestidos de payesa (2005-2006); Curso para hacer espardenyes (2006-2007, 2007-2008, 2008-2009); Curso para hacer flaütes (2009).

Desde 1984 Sa Colla de Sant Rafel organiza un festival folklórico en el marco de las fiestas patronales de Sant Rafel. En el festival han participado tanto agrupaciones locales como del resto del territorio español, así como cantadors de glosas de las Baleares.

Entre otras actividades encaminadas a la conservación de la cultura tradicional, destaca la organización de una ballada popular en el Pou d’en Micolau el segundo fin de semana de octubre, que contribuye a la recuperación de las fiestas en pozos y de los juegos tradicionales ibicencos.

Sa Colla también participa en la procesión que se celebra cada año el día de los Passos, recuperando así la antigua tradición isleña de asistir las chicas vestidas de payesas y con mantelina blanca en la cabeza.

Durante las décadas de los 80 y los 90 el grupo trabajó para recuperar canciones populares ibicencas. Estas canciones, las cantaron balladors y balladores de Sa Colla en algunas fiestas y xacotes y algunas de ellas se conservan en el archivo del grupo.
Otro objetivo importante de Sa Colla de Sant Rafel es dar a conocer por todo el mundo el folklore y la cultura ibicencos. Por esto, desde el año 1982, Sa Colla realiza intercambios culturales con otros grupos folklóricos nacionales e internacionales y participa en diversos festivales folklóricos.

Además, Sa Colla de Sant Rafel participa en los festivales organizados por el Consell Insular d’Eivissa, en la organización de las Fiestas Patronales de Sant Rafel y colabora en los programas de ballades organizados por el Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany.

Además, Sa Colla de Sant Rafel forma parte de la Federació de Colles de Ball i Cultura Popular d’Eivissa i Formentera, de la que fue miembro fundador en 1998.

Associació Valenciana

En 1999 un grupo de valencianos amantes del fútbol y del Valencia CF formaron la Peña Valencianista Ibiza 99. Con estos principios fue creciendo el espíritu valenciano de Sant Antoni y el grupo se consolidó. El año siguiente ya se plantó, en los terrenos frente al local de la asociación, una falla, que recibió el nombre de ‘La Nostra Falla’, con un ‘huevo en llamas’ como escudo. Había nacido la sección fallera de nuestro grupo.
En febrero de 2002 el grupo se formalizó como asociación con el nombre de Asociación Cultural Comunidad Valenciana de Sant Antoni de Portmany, que engloba dos secciones: ‘La Nostra Falla’ y la ‘Peña Valencianista Ibiza 99’, cada una de las cuales celebra sus respectivos actos festivos y colaboraciones, siempre con el patrocinio de la Asociación.

Calendario de Eventos

ENERO Se celebra la ‘Presentación y Exaltación de las Falleras Mayores’ en el Auditorio de Sant Antoni. Dentro del programa de las fiestas patronales de Sant Antoni, la Asociación participa con una demostración de folclore y exposición y degustación de pro ductos, y en la procesión, llevando la imagen de la Virgen de los Desamparados.

FEBRERO Participamos en la Trobada de Pobles, evento organizado por el Consell Insular.

MARZO El de más actividad. Empezamos por la participación en las Fallas de Valencia. De vuelta a Sant Antoni, iniciamos el intenso programa de fiestas que se desarrolla en tres días (viernes, sábado y domingo), con la plantà, despertà, pasacalles, fiestas en la carpa, concierto de la banda de música de Sant Antoni, ofrenda de flores y Nit de Foc finalizando con la cremà.

ABRIL Dentro de los actos del Día del Libro, la Asociación también participa con una exposición de nuestros mejores ejemplares de literatura valenciana de la propia biblioteca.

MAYO En este mes se celebra la fiesta de la Virgen de los Desamparados, con la asistencia a la Santa Misa de las Camareras de la Virgen y las Falleras Mayores. También en este mes de mayo participamos en la Romería del Rocío, invitados por la Hermandad Rociera de San Antonio.

AGOSTO Dentro del programa de fiestas de Sant Antoni dedicadas a Sant Bartomeu, participamos con la organización y desarrollo de una noche de poesía.

OCTUBRE Festejamos el 9 de octubre, día de la Comunidad, con un concurso infantil de pintura y un concurso de paellas que cuenta más de quince participantes.

NOVIEMBRE Llevamos a cabo la proclamación de las falleras mayores en un acto sencillo que se desarrolla en los locales de la sede de la Asociación.


Associació Gallega

El Centro Social y Cultural Galego de Ibiza fue constituido oficialmente en 2001 por un grupo de gallegos residentes en la isla. El siguiente paso se dio en 2004 registrándose como sociedad cultural a través de la conselleria de Participación Ciudadana.

En 2005 nuestra sede estuvo temporalmente en el centro social y cultural de Can Bonet, en ses Païsses, en un local cedido por el Ayuntamiento de Sant Antoni. Fue allí donde empezamos a celebrar nuestros eventos más significativos: el Día de las Letras Gallegas, la celebración del día de nuestro patrón, Santiago Apóstol, y el Magosto, la fiesta de exaltación de la castaña.

Finalmente, gracias al esfuerzo de los socios y al apoyo de distintos organismos locales y regionales, en 2007 pudimos conseguir un local de alquiler, situado en los bajos de la calle Soledad, 25, de Sant Antoni, donde se encuentra ubicada desde entonces la sede oficial del Centro Cultural Galego. La sede se inauguró con la bendición en la iglesia de San Antonio Abad de una talla en madera de nuestro patrón Santiago Apóstol, la cual fue donada al centro por dos de nuestros entrañables socios.

El objetivo principales del Centro Cultural Galego es el de acercar la cultura gallega a la población de Ibiza. Somos un grupo de gallegos procedentes de las cuatro provincias de Galicia que quiere integrarse y abrirse a la sociedad ibicenca, dinamizándola y aportando su grano de arena, compartiendo nuestras inquietudes e ilusiones con nuestros conciudadanos. De este modo, la cultura gallega se ha ido haciendo más conocida en Ibiza y nuestro número de socios ha ido en aumento.

Asociación Músico Cultural Retro

La Asociación Músico-Cultural Retro fue fundada en 2004 por un grupo de amigos nostálgicos de la música de los años 60 y 70. Actualmente cuenta con alrededor de doscientos socios. Su fin es disfrutar de la música de estas décadas y organizar, colaborar y participar en cuantos eventos se celebren con este tipo de música.

Las principales actividades realizadas han sido las celebraciones de dos ediciones de la “Nit Retro”. La primera de homenaje a los pioneros de la música pop-rock de Ibiza: Los Diana, Es Amics, Es Trons, Nuevos Bohemios y s’Orquestra des Pla de Vila con revival ambos, celebrado en marzo de 2007. La segunda edición fue un homenaje a los músicos pioneros de Sant Antoni, de los años 50s, 60s, 70s (guitarra y canción española), celebrado a finales de enero de 2009. Los grupos y solistas homenajeados fueron “Los Chicos de “El Coto”, Mary Reyes, Los Morenos del Mar, Los tres de Barcelona, Paco S’am, Rufino Redondo y Novo Sur 3 entre otros, con actuaciones de algunos de ellos.

Hemos colaborado y participado, también, en todas las ediciones de las tradicionales fiestas organizadas por el Ayuntamiento de San Antonio, como el guateque “Anem de palanca” y el espectacular “Flower Power”, con actuaciones de Fórmula V, Los Puntos, Micky…

Por último, podemos destacar el viaje efectuado a la localidad gerundense de Olot, en devolución a la grata visita recibida en marzo de 2008 de miembros de la asociación de allí, llamada “Fans”, cuyos objetivos y fines son los mismos que los nuestros y cuyo trato y atención fue exquisita.

 

Asociación de Vecinos de Sant Rafel

Este año ha celebrado sus bodas de plata, pero la Asociación de Vecinos de Sant Rafel está viviendo una segunda juventud. Y es que el crecimiento que ha experimentado el pueblo en los últimos años, e incluso los cambios en su morfología derivados de la nueva carretera, han provocado nuevos problemas para los que la junta directiva de la asociación debe buscar también nuevas soluciones.

A comienzos de cada año, los 132 socios están llamados a reunirse para debatir los problemas de Sant Rafel, buscar soluciones entre todos y escuchar, de voz de la junta directiva, lo que ésta ha hecho y lo que entre todos decidan que se debe hacer. Después, el primer martes de cada mes es el momento en el que la directiva, con Jaume Roig a la cabeza desde el pasado mes de marzo, traduzca las inquietudes de los vecinos en acciones concretas.

La asociación asume que es mal momento para pedir, pero sabe también que el pueblo “tiene muchas cosas pendientes” y hay que reclamarlas. Entre lo más urgente, los vecinos quieren que se arregle el tránsito dentro del pueblo, donde la calle principal también es carretera, con los problemas que eso trae consigo. Una de las propuestas de la junta es sacar el tráfico por una circunvalación y crear un centro comercial peatonal siguiendo el ejemplo de Santa Gertrudis. Mientras esto se soluciona, los vecinos han solicitado al Consell d’Eivissa la regulación del tráfico en la vía que cruza la localidad mediante semáforos y pasos de peatones elevados.

También están interesados en que se termine el túnel, cerrándolo hasta la rotonda de Sa Casilla a fin de ganar una zona verde para Sant Rafel, en soterrar los contenedores y en la ordenación del aparcamiento junto al cementerio. En cuanto a la antena de telefonía situada cerca del colegio, el Ayuntamiento instalará un sistema que controlará el nivel de emisiones del campo electromagnético durante las 24 horas del día y sin interrupciones.

Por otro lado, con el fin de defender los intereses de los vecinos, la asociación presentó una serie de alegaciones al Plan Territorial de Eivissa, entre las que destacaban tener en cuenta el núcleo urbano y la ampliación de Sant Rafel, asociar al PTE las entradas y circulación dentro del pueblo, estudiar los casos específicos de los núcleos poblacionales, lograr un consenso general para aprobar el plan y la no justificación de la prohibición de edificar en pendientes del 10% en la zona 2 de la parroquia.
Pero no sólo de urbanismo vive el hombre, y el 3 de octubre los vecinos organizaron la primera fiesta de Homenaje al Socio, en la que cerca de un centenar de personas disfrutaron de una paella, buena música y mejor compañía. También es fundamental la colaboración de la comisión de fiestas de la asociación (“gente joven y muy currante”) en las fiestas patronales ocupándose cada año de la organización del primer fin de semana. Así, este año se ha celebrado la cuarta edición del Octubrefest, un evento ya consolidado dentro del invierno ibicenco, que une comida y bebida a precios populares con una selección de música de la isla y algún grupo de fuera.

 

Vecinos de Can Bonet

Hace 25 años, donde hoy se levantan los barrios de Ses Païsses, Can Bonet y Sol y Descanso sólo había tres casas payesas: Ca na Masiana, Cas Milá y Ca na Santa. Nadie lo diría hoy viendo cómo ha crecido una de las zonas más habitadas del municipio. En 1990 nace la Asociación de Vecinos Can Bonet con la idea de reivindicar las necesidades de una zona que, como señala Juan Costa, presidente desde la creación de la entidad, "se hacían pocas infraestructuras en acorde a la velocidad que crecía el barrio". Implicados al cien por cien con la ordenación de la zona, la asociación ha sido la voz de los vecinos y la interlocutora con el Ayuntamiento.

Desde entonces la Asociación de Vecinos Can Bonet ha sido la voz de los vecinos y la interlocutora con el Ayuntamiento. Según su presidente, "no se necesita una gran inversión puesto que los problemas del barrio son pequeños detalles como trocitos de acera o manchas de asfalto, no grandes infraestructuras"; "el problema es que llevamos 10 años haciendo aceras y no se llega a ver un barrio terminado", señala. Costa reconoce que el problema surge en el origen del barrio, cuando "todo el mundo hacía una casa donde le parecía" y ahora hay calles sin salida o por las que no caben dos coches. Para la asociación en estos momentos lo más importante es abrir calles y ya abrir la calle Can Mayes, para dar fluidez al barrio, y terminar la calle Camelias, lo que sería una solución para una zona de Ses Païsses, cuyos vecinos deben salir obligatoriamente por la calle Rosers.


La cara más amable de la asociación, con 570 socios, son las actividades vecinales que organiza. En diciembre, el barrio se vuelca durante 10 días con las fiestas de la Sagrada Familia en los que se celebran torneos de cartas, competiciones deportivas deportes, exposiciones, concursos, torradas, espectáculos musicales… y la multitudinaria comida para los mayores del barrio. Después, en enero, la asociación organiza desde hace 14 años un viaje a la península que ha llevado a sus socios a conocer gran parte de España, Andorra y parte de Portugal y que este año llevó a 100 vecinos a La Rioja y el País Vasco. Ya en febrero, unas 200 personas participan cada año en la excursión a pie hasta Es Broll de Buscastell, para terminar allí con una gran torrada. Y para cerrar la temporada de actividades hasta el otoño, cada último domingo de marzo se organiza una gran paella popular a la que no acuden menos de 500 personas. Y es que, como señala Juan Costa, "no se trata sólo de meter caña, los vecinos quieren que se hagan fiestas y actividades". La gran participación de los vecinos en la vida de este barrio así lo confirma.


 

Agrupación de Voluntarios de Protección Civil


Siempre alerta, siempre al servicio de Sant Antoni

 

Dicen que, más allá de generales y estrategias, un ejército sin mantas se muere de frío. Pues bien, en Sant Antoni el cuerpo de voluntarios de Protección Civil sería el encargado de llevar esas , evitar el caos, controlar la zona, desalojar, controlar el tráfico; en cada suceso que ocurre en el municipio, Protección Civil son de los primeros en llegar y de los últimos emantas, además de agua, comida, ayudar con la logística, colaborar en la intendencian irse.

Así ha pasado recientemente en el incendio que ha asolado la sierra de Morna en Sant Joan y donde han participado todas las agrupaciones de la isla, 24 horas al día, hasta que el fuego se dio por extinguido. Cuando los militares de la UME volvían ya a sus bases fueron los miembros del Ibanat y de Protección Civil los encargados de sofocar los pequeños brotes que podrían hacer avivado de nuevo el fuego.

Una labor que en abril ya puso de acuerdo a todas las fuerzas políticas de la isla que no dudaron en conceder a los voluntarios de Protección Civil la Medalla al Mérito Ciudadano por su altruista y desinteresada vocación de servicio.

La agrupación municipal de Protección Civil de Sant Antoni se creó en 2002, junto con las del resto de municipios de la isla, y en estos momentos cuenta con 41 voluntarios, dirigidos por Jaime Blanco Veiga, como coordinador municipal de emergencias y Domingo López Boned, jefe de agrupación, además de Susana Martín, jefa de grupo y 6 jefes de equipo. Blanco quiso destacar además el empuje recibido desde el Ayuntamiento de Sant Antoni por medio del concejal responsable, José Cardona Cardona, “quien siempre nos ha ayudado y nos ha dotado de todo el material necesario”, lo que hace a la de Sant Antoni una de las agrupaciones mejor dotadas y preparadas para el servicio.

Los voluntarios realizan un curso de 30 horas seguido de una prueba al entrar en la agrupación. Sin embargo, es una vez dentro de ésta cuando comienza su verdadera preparación ya que Protección Civil de Sant Antoni realiza una media de ocho cursos año sobre temas como primeros auxilios y uso del desfibrilador, obligatorios y que se realizan cada año, y otros como incendios forestales, incendios urbanos, personas desaparecidas o transporte de mercancías peligrosas. Domingo López explica como “intentamos que todos los voluntarios hagan la misma formación para que, pese a ser voluntarios, actúen como profesionales. Qué sepan de todo, que sepan lo que hay que hacer en una emergencia y sobre todo lo que no se debe hacer”.

El protocolo de actuación comienza en el Centro de Emergencias del 112. Cuándo reciben un aviso, ellos son los encargados de llamar a Protección Civil. “Tienes que estar 24 horas pegado al teléfono”, explica Domingo, jefe de agrupación y encargado de recibir los avisos. “En verano es rara la noche que no recibes una o dos llamadas y tienes que estar siempre con el teléfono encima y operativo”, añade antes de reconocer que cuando va a la playa con su novia se bañan por turnos para no dejar desatendido el teléfono. Una vez que el jefe de agrupación recibe un aviso se encarga de comunicárselo al resto de los voluntarios que de inmediato se dan cita en la sede. Allí se ponen en uniforme, cogen el equipo necesario, lo cargan en los vehículos y acuden al lugar del suceso.

En caso de ser los primeros en llegar, harán una primera valoración de los hechos y tomarán las medidas que consideren oportunas hasta la llegada de los cuerpos de fuerzas y seguridad o de emergencias. Si éstos ya estuvieran allí, se pondrán a su disposición para realizar los trabajos que Bomberos o Policía consideren oportunos. Además, entre el uno de mayo y el 15 de octubre realizan el servicio de vigilancia forestal con turnos de mañana, tarde y noche.

 

Associació de vesins Es Molí


Els coets, millor cap al cel

 

La Asociación Es Molí lleva más de 40 años siendo testigo de la transformación del municipio de Sant Antoni y de su barrio de toda la vida, compuesto en sus inicios por una antigua zona de fincas payesas rodeada por calles estrechas y huertos, que actualmente abarca desde el final de la playa de S'Arenal hasta Sol Sortint, donde comienza Sant Agustí.
Valeriano Campillo, presidente de la asociación, recuerda cómo "desde el año 74 se comenzaron a construir hoteles y lo que antes era una zona rural, se ha convertido en una zona turística". Campillo, un electricista murciano que llegó a la isla casi por casualidad en los años 70, reconoce que Es Molí conserva el encanto de algunas zonas que permanecen casi impasibles al paso del tiempo, pero aceptando la evolución natural del municipio, en el que se ha construido "con cabeza, sin hacer un disparate", según el presidente.
La asociación, fundada en 1982 por un grupo de amigos reunidos en el Hotel Arenal, echa de menos un local donde los más de 300 vecinos que participan de forma activa en las decisiones y actividades de Es Molí puedan reunirse. Campillo asume que es un mal momento económico para reclamar un local, pero propone que lo ideal sería "contar con un establecimiento que sirviera para todas las asociaciones del municipio". Sin embargo la falta de un espacio propio no impide que la asociación disfrute de una actividad incansable, con eventos organizados casi cada mes que van desde excursiones y visitas alrededor de la isla hasta asambleas, torradas o viajes al extranjero. Pero la celebración estrella para los vecinos de Es Molí es el día de San Cristóbal, el patrón del barrio, que se celebra con buñuelos y sangría para todos. Una festividad recordada con cariño por los vecinos, quienes rememoran la antigua costumbre de tirar agua desde los balcones al grito de "¡Agua va!", una práctica que se agradecía por el calor pero que ha quedado ya en desuso, para agradecimiento de los útiles eléctricos que prácticamente llevamo stodos encima, como los teléfonos móviles, tan alérgicos a los líquidos. La desaparición de esta costumbre no ha significado la ausencia de anécdotas durante el día de San Cristóbal. La más veces contada recuerda cómo no hace mucho tiempo, un socio que ayudaba a disparar cohetes durante el castillo de fuegos artificiales que se lanzan desde Sa Punta des Molí cometió un error, disparando un proyectil en horizontal con tan mala suerte que llegó a parar a los pies de tres políticos. La leyenda cuenta además que este cohete travieso llegó incluso a golpear en el pecho al alcalde. Por suerte la anécdota quedó sólo en eso, en una divertida fábula que los socios cuentan entre risas, aunque por precaución, han apartado desde entonces del puesto al imprudente pirotécnico de Es Molí.



Veïns de Buscastell

Los vecinos de Buscastell aprovechan el invierno para organizar fiestas y trabajar en esta zona del municipio

Si dais una vuelta por Forada y pensáis que su gente vive allí de forma aislada e independiente, estáis bien equivocados porque su realidad es bien distinta. La asociación de vecinos de Buscastell cuenta ahora mismo con cerca de 400 miembros, una cifra bastante importante si se compara con otras asociaciones vecinales de Eivissa. Isabel es su presidenta desde dos años y aunque es una mujer muy ocupada, siempre encuentra tiempo para organizar fiestas y otras actividades que sirvan para "hacer pueblo".
Isabel Prats cuenta ES VERRO que la asociación se constituyó en 1998 y que agrupa a gente de cuatro vendas: sa Vorera, Forada, Buscastell y es Pla.
"Cuando empezamos éramos 222 socios. Sólo este año han han venido 10 más. Esto marcha", dice Isabel. Entre los requisitos que se piden para pertenecer a la asociación es indispensable tener un pedacito de tierra en una de sus vendas, pagar una cuota anual de 10 euros y tener "muchas ganas de hacer cosas", según explica esta vecina de Buscastell.
"Casi todo es gente ibicenca, todos vecinos, pero también contamos con gente peninsular y todos juntos intentamos trabajar. Ahora la directiva somos 13 personas y nos reunimos el primer martes de cada mes, en el Centro social de Forada ", recuerda Prats.
Dicen que llevan años reivindican su construcción de una acera que vaya de la Iglesia hasta el Centro social, que está justo pegado al Polideportivo, y confían en tenerlo pronto.
"Sólo podemos pasar por allí para arriba su carretera y es muy peligroso porque los niños pasan por allí para ir a hacer deporte. También había unas ocho casas en diversas ventas de Forada y Buscastell que no tenían luz y ahora ya se trabaja para electrificarlas ", dice satisfecha Isabel.
Otros esfuerzos de la asociación van encaminados a organizar las fiestas de Forada que sirven para celebrar la llegada del invierno y que son una buena excusa para visitar esta zona del municipio.
Así, comenzaron el 5 de noviembre con su Festa de s'Oli y han acabado el 23 de diciembre con el concurso de salsa de Nadal. Isabel habla emocionada: "Hacemos mucha fiesta. El 27 de noviembre hicimos unas matanzas con cerca de 200 personas, el 8 de diciembre es su fiesta y se día 11 haremos un homenaje a los mayores desde pueblo, más de 70 ".
Isabel, por cierto, considera "todo un privilegio" vivir en Buscastell, esta zona desde municipio de Sant Antoni que a veces vemos de pasada cuando pasamos por caminos de Eivissa. Por cierto, los vecinos están contentos porque este año, gracias a las lluvias, es Broll de Buscastell vuelve a llevar agua, una fuente de vida para las tierras que rodean esta parte de Portmany.

 

 

 

villa manchega

 

Teléfonos